Cuando una persona física necesita financiación para un proyecto en particular, muchas veces recurre a un préstamo hipotecario para ello, algo que también es posible para las empresas, pero que puede ser un poco confuso para algunas de ellas.

Los préstamos hipotecarios para empresa dependen del tipo de negocio que ellas hagan, por lo que cada caso en particular puede obtener una financiación diferente, teniendo en cuenta las características que poseen.

Para aquellas empresas que están interesadas en acceder a un préstamo hipotecario, este post les servirá en gran medida, ya que estaremos explicándoles todo lo que necesitan saber al respecto, y de esa forma podrán conseguir la financiación que están necesitando.

¿Qué es un préstamo hipotecario para empresa?

Este tipo de préstamo consiste en el otorgamiento de una financiación a una empresa, donde se coloca el inmueble de la misma como garantía de pago, así que de no cumplirse con el mismo, la entidad financiera podría hacer uso del contrato firmado para tomar posesión de ella.

Si tu empresa está buscando financiación para un nuevo proyecto, te conviene seguir leyendo este artículo, así que presta mucha atención en cada uno de los apartados que vamos a mencionarte en las próximas líneas.

Características de los préstamos hipotecarios para empresas

Antes de que una empresa acceda a un préstamo hipotecario, es importante que conozcan cuáles son las características de este tipo de financiación, ya que esto varía según el perfil que tenga, pero sobre todo por el poder de negociación que puedan tener los solicitantes, pero en líneas generales las características que poseen son las siguientes:

Costes

Lo primero que debes saber sobre los préstamos hipotecarios para empresas, es que el coste medio de estos es de 2,6% TAE hasta 250 mil euros, pero esta cantidad varía en función del tipo de crédito de empresa y el perfil que posea la misma, como mencionamos anteriormente.

Cuando las empresas solicitan un préstamo hipotecario por precios más elevados, y según el perfil que posean, el coste cambiará, por lo que se tiene que analizar bien toda la información referente a ella para saber el coste total por dicha solicitud de financiación.

Cantidad

Otro punto importante a tener en cuenta es la cantidad de dinero que se puede solicitar en un préstamo hipotecario, ya que para ello se tiene que analizar a profundidad el perfil de empresa, y aún más la finalidad para lo cual se está solicitando.

Esta característica de los préstamos hipotecarios quizás sea la más complicada de justificar, pero si debes saber que las instituciones financieras toman muy en cuenta las posibilidades de crecimiento que posee la empresa solicitante para hacer la aprobación del mismo.

Finalidad

Para una empresa acceder a un préstamo hipotecario debe justificar ante la entidad financiera cuál será la finalidad del mismo, ya que el dinero que están solicitando no podrá tener otro uso, más allá del que hayan especificado en la solicitud.

Muchas empresas deciden solicitar un préstamo hipotecario para conseguir liquidez, invertir en el crecimiento de su negocio, adquirir bienes necesarios para su producción o el inmueble, realizar pagos a sus proveedores, entre otras cosas.

Teniendo en cuenta este punto y los parámetros ya mencionados, es que la entidad financiera terminará por decidir si otorga el préstamo hipotecario a la empresa o no, por lo que es vital que se justifique muy bien este punto en la solicitud que hagan.

Vinculación

Generalmente las entidades financieras que otorgan préstamos hipotecarios a las empresas, requieren que este tipo de financiación se haga con algún producto vinculado, tal como un seguro, una cuenta empresarial o la contratación de otro producto con ellos de forma obligatoria.

Es importante tener en cuenta esta característica de los préstamos hipotecarios, ya que es algo adicional a lo que la empresa solicita, por lo que puede ser mayor el compromiso a pagar a la entidad financiera, según el acuerdo que se haga con la misma.

Plazo

Cuando las entidades financieras otorgan un préstamo hipotecario generalmente los plazos van de 3 a 48 meses, algo que varía según el perfil de la empresa, la finalidad del crédito, etc., tal y como se ha dicho en líneas anteriores.

A medida que la empresa tenga un plazo mayor para el pago del préstamo, será mayor la cantidad a pagar por el mismo, considerando el interés acordado con la entidad financiera.

Carencia

Otra característica importante a tener en cuenta de los préstamos hipotecarios, es el tiempo de carencia que estos poseen, el cual suele ser al inicio del mismo, ya que algunas empresas pueden estar esperando algún tipo de beneficio que será generado con la financiación recibida.

En este período la entidad financiera paraliza o pausa por un tiempo corto el pago del préstamo hipotecario, algo que queda estipulado en el contrato hecho entre las partes.

Aval o garantía

Dependiendo del perfil de la empresa y la cantidad de dinero solicitada, la entidad financiera puede solicitarle a la empresa un aval para otorgar la financiación respectiva, el cual será el responsable del pago de la deuda si esta no cumple con el pago de la misma.

Rapidez

El tiempo para que las entidades financieras otorguen los préstamos hipotecarios a las empresas puede ser de dos a tres semanas, por lo que es importante que verifiques esto bien antes de hacer la solicitud, para que se adecue con el tiempo de ejecución del proyecto que tiene la empresa.

Reembolso

El reembolso de un préstamo hipotecario a una empresa dependerá de la entidad financiera, por lo que puedes tener la opción hacer reembolsos mensuales de cuotas, así como también hay otras entidades que ofrecen que lo hagas al finalizar el plazo.

Ahora que conoces toda la información sobre los préstamos hipotecarios, sabrás si es la opción más pertinente para tu empresa, según el proyecto que quieras realizar con ese dinero.